ThePrinciples

Agilidad Agnóstica

Soy un practicante de la Agilidad Agnóstica, me adapto y ajusto la agilidad para y por mi cliente, aún cuando esto signifique mejorar o adaptar cualquier framework existente en la medida que beneficie a mi cliente. Mi cliente puede ser la compañía para la que trabajo, el cliente (y/o) cliente final que está recibiendo mis servicios, o incluso otros practicantes de la agilidad con quién estoy colaborando.

Me esforzaré en mantener la conducta, respeto y ética apropiada entre mis compañeros practicantes y entusiastas de agilidad, y me aseguraré que mi cliente recibe valor sin importar el medio utilizado para entregar ese valor. Reconozco que debo aprender toda la vida comprometiéndome a mejorar constantemente tanto en lo profesional como en lo personal.

Busco mantener los siguientes principios, en la medida de mi capacidad y criterio:

  1. Poner a mi cliente primero, haciéndole independiente.
  2. Pondré los intereses de mi cliente primero, ya que esa es la razón por la que he sido contratado. Le ayudaré a entender profundamente la mentalidad ágil, así como los principios y valores de la agilidad, en lugar de frameworks específicos. Haciendo esto, les ‘enseño a aprender’ y los empodero a moverse de forma independiente, en vez de crear dependencias.

    1. Hacer lo mejor que pueda, complementando teoría con experiencia práctica.
    2. Aplicaré el mejor conocimiento disponible que tengo y el aprendizaje de prácticas lean y ágil que mis capacidades actuales me permiten, ya sea que las haya adquirido de mi propia experiencia o de cualquier framework que mejor se aplique al contexto y necesidad de mi cliente. Siempre buscaré asesorar basado en un balance saludable entre teoría y experiencia práctica.

    3. Adaptar la agilidad al contexto.
    4. Reconozco que existe arte en nuestras prácticas lean y de agilidad, que es guiado por evidencias empíricas y que la inteligencia emocional, el entendimiento del contexto de mi cliente, y el nivel de madurez de mi cliente puede pesar más que la adopción de cualquier (aspecto de) herramienta o framework, incluso si la herramienta o el framework podría ser la «cosa más ágil que podemos hacer». Me concentro en lo que el cliente necesita, en vez de forzar cosas que pueden no ser necesarias ni generan valor.

    5. Entender los obstáculos e impedimentos y trabajar para removerlos.
    6. Respetaré el contexto único de mi cliente y me esforzaré para remover cualquier impedimento que obstaculice la agilidad de la mejor forma en que mi conocimiento me lo permita.

    7. Compartir, aprender y mejorar
    8. Compartiré con alegría y entusiasmo mis conocimientos y experiencias honestamente con otros compañeros agilistas, ayudando continuamente a mejorar nuestras prácticas comunes sobre lean y agilidad. Esto incluye proporcionar feedback constructivo donde y cuando sea apropiado de la forma más respetuosa posible, para que todos puedan beneficiarse del aprendizaje y la mejora continua.

    9. Respetar los diferentes frameworks y metodologías y a quienes los practican.
    10. Respetaré los diferentes frameworks y metodologías y el valor que ofrecen, respetaré a aquellos que los practican y a aquellos que ayudaron a crearlos y mejorarlos.

    11. Reconocer lo desconocido y buscar ayuda
    12. En los momentos que me enfrente a un problema, o experimente un reto que supere mi conocimiento actual y mi capacidad de enfrentarlo, sin importar lo pequeño o grande que sea, admitiré con coraje que «No sé» y me comprometeré a pedir ayuda a mis compañeros agilistas  si las competencias y experiencias de ellos beneficiarán a mi cliente.

    13. A nunca engañar ni tergiversar.
    14. Nunca engañaré diciendo que sé de algo cuando no es así y nunca tergiversaré o esconderé opciones que podrían beneficiar a mi cliente.

    15. Recordar que la agilidad no es el objetivo final.
    16. Recordaré que logrando agilidad no se garantiza un mejor resultado para mi cliente y que en algunos casos enfoques más tradicionales podrían beneficiar mejor en el  clima y contexto actuales.

    17. Reconocer que el dogmatismo no es agilidad.
    18. No ser dogmático cuando se trate de prácticas o métodos lean y ágiles, porque el dogmatismo no es agilidad, no beneficia a mi cliente, ni a mi comunidad ni se presta para continuamente mejorar mi propia práctica. En consecuencia me alejaré y distanciaré de ello.

    19. Reconocer que hay más en la agilidad que la agilidad misma.
    20. Reconocer que el camino hacia la agilidad algunas veces necesita construirse para que podamos comenzar o continuar nuestro viaje. Construir el camino puede incluir prácticas como coaching de personas y organizaciones, aplicación de pensamiento lean y la gestión del cambio organizacional. Por lo tanto buscaré aprender y dominar todo lo que sea necesario para hacer del camino hacia la agilidad un camino seguro.

    21. Dar a la comunidad de la misma forma que ella me ha dado a mí.

      Recordaré que soy miembro de una comunidad de profesionales que practican lean y ágil. Me esforzaré en mejorar mi comunidad y aprender de ella así como ella puede aprender de mí, ya que al hacerlo, en última instancia será beneficioso para los practicantes de la agilidad y clientes de todo el mundo.